“Quien mira un espejo logrando al mismo tiempo la imparcialidad de sí mismo, quien consigue verlo sin verse, quien entiende que su profundidad es ser vacío, quien camina hacia el interior de su espacio transparente sin dejar en él el vestigio de la propia imagen, ese entonces, percibió su misterio.”

Clarice Lispector
“Para no olvidar”.
Crónicas y otros textos. 2011.

Todos los derechos de autor de la obra © Ana Casal